• Plaza de Toros de Arévalo

Categoria: Tercera.

Aforo: 4400 Espectadores.

Dirección: Parque Vellando S/N Arévalo Ávila.

Feria Principal: Feria de San Victorino - Julio.

 

      La tradición taurina en Arévalo se remonta a la época de Isabel la Católica cuando   ella misma presenciaba los tradicionales encierros de la ciudad según refleja el libro "El novillo del Alba" (1971).

A finales del siglo XIX la Villa de Arévalo llegó a contar con dos plazas fijas, siendo una de madera y otra de fábrica. Pero los últimos 40 años no tuvo un coso fijo para celebrar sus festejos hasta que en el año 2009 se construyó la actual Plaza de Toros.

El coso fue inaugurado el 4 de julio de 2009 por los diestros Manuel Jesús El Cid, Miguel Ángel Perera y Cayetano Rivera Ordóñez, que abrieron la puerta grande tras lidiar toros de Salvador Domecq.

 


PlazaArevaloInauguracion

 

 

  •    INAUGURACIÓN

             Arévalo, localidad con una histórica tradición taurina debía contar con una infraestructura de estas características, comenta el alcalde, Vidal Galicia, quien ha explicado que la capacidad de la plaza de toros ronda los 4.500 espectadores.

"Hemos estado detrás de este proyecto durante muchos años", comenta el regidor, antes de comentar cómo la capital de la comarca de La Moraña, al norte de la provincia, hace cuatro décadas que no dispone de un recinto permanente para los festejos taurinos. Además de las tradicionales corridas de toros y otro tipo de acontecimientos relacionados con el mundo taurino, el coso estará "preparado para ser cubierto en el futuro", con el fin de acoger conciertos y espectáculos.


El nuevo coso, está situado en el Parque Vellando, está situado a la entrada de Arévalo,junto a la Avenida Emilio Romero, la arteria principal de Arévalo. La tradición taurina de nuestra localidad se remonta, al menos, a la época de Isabel la Católica, natural del vecino municipio de Madrigal de las Altas Torres, cuando tenían lugar los encierros, que llegaron a ser presenciados por la soberana y cuya tradición han plasmado escritores como Julio Escobar, fallecido en 1994, en artículos, apuntes y libros como "El novillo del Alba" (1971). 


Pese a ello, en los últimos cuarenta años no había habido un coso permanente en el que celebrar los festejos taurinos y otro tipo de espectáculos. Sin embargo, el cronista oficial de Arévalo, Ricardo Guerra, recordó en su día que a finales del siglo XIX la villa llegó a contar con dos plazas fijas: una de madera y otra de fábrica. Arévalo: Inauguración a lo grande de su plaza de toros con la terna en hombros Corrida inauguración de la plaza. Lleno de No hay Billetes. Toros de Salvador Domecq, el primero, con cuya lidia se inauguró la plaza, de nombre 'Bulerío', herrado con el número 32, castaño de 520 kilos. El Cid, oreja y dos orejas. Miguel Ángel Perera, oreja y oreja. Cayetano, silencio y dos orejas, Manuel Jesús El Cid, Miguel Ángel Perera y Cayetano han salido en hombros de la plaza de toros de Arévalo, que se ha inaugurado esta tarde con una corrida de toros de Salvador Domecq de la que los diestros han cortado tres, dos y dos orejas respectivamente.

El primero de la tarde, 'Bulerío', nº 32, castaño de 520 kilos, de Salvador Domecq, al que El Cid ha cortado una oreja, pasará a la historia como el primer toro lidiado en la plaza de toros de Arévalo. El Cid destacó con el capote en su recibimiento, y realizó con la muleta una labor animosa que no pudo tener brillantez debido a la falta de fuerzas del animal. Frente al cuarto, el de Salteras realizó una faena limpia y templada, que tuvo sus mejores momentos en dos tandas sobre la mano derecha. Tras una estocada certera, fue premiado con las dos orejas que le acreditaban para salir por la Puerta Grande. Miguel Ángel Perera, frente al segundo de la tarde, completó una labor muy de su corte, con una primera parte de toreo más largo y ligado y un final metido entre los pitones, con circulares que llegaron mucho al tendido. Su falta de habilidad con el estoque dejó el premio a su labor en sólo una oreja. Con el violento quinto, Perera tuvo que recurrir a la firmeza y construyó una labor seria y entregada que le valió una oreja. Cayetano anduvo voluntarioso frente al tercero, pero su faena no terminó de conectar con el tendido. Se desquitó con el sexto, al que realizó una faena de arrojo y emoción que fue premiada con las dos orejas. 

 

  • CONTRUCCIÓN

 

Martín Perrino S.L